Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18 julio 2010

Sotto le mure

Lucca es una pequeña ciudad muy cercana a Pisa, cuna del músico Giacomo Puccini, y de gran belleza. Sus murallas, perfectamente conservadas, encierran un núcleo de trazado puramente medieval, pero en el que aún se observan rastros de un anterior período romano, como el Anfiteatro, una plaza con forma circular, cuyos muros son hoy edificios, pero que conserva el esquema previo:

Visitamos Lucca ayer, de forma rápida, pensando en un primer acercamiento que completaríamos en un posterior retorno, porque nos habían dicho que era un buen sitio para ir de tiendas. Sí, ya sé que es un motivo un poco frívolo, pero nuestra perspectiva cambió nada más entrar en la ciudad.

Para acceder al centro, debe uno atravesar sus murallas, pasando por un pequeño pasadizo con escaleras que te sitúan sin darte cuenta encima de los muros, convertidos actualmente en un bello paseo arbolado:

Después se baja ortra pequeña escalinata y se encuentra uno en el centro de Lucca. Aquí se pueden visitar sus hermosas iglesias y su catedral, de estilo pisano (que aunque no lo parezca es puramente medieval), el Anfiteatro, la casa de Puccini, a la que no pudimos acceder por encontrarse cerrada, y algunos restos arqueológicos de época romana.

Iglesia de San Michele in foro

En la Catedral se encuentra, además, il Volto Santo, o Santa Faz, un crucifijo cuya imagen de Cristo se dice que fue esculpido por San Nicodemo, presente en la Crucifixión (hoy en día se sabe que es de época medieval). La leyenda del Volto Santo cuenta que la cruz llegó a la ciudad de Lucca por voluntad propia. Lamentablemente, no está permitido realizar fotografías o grabaciones dentro de la Catedral, por lo que deberéis conformaros con una imagen del exterior:

Sin duda, Lucca se merece una visita más a fondo, así que prometo informar sobre los secretos que aún nos reserva.

Anuncios

Read Full Post »

Risotto ai funghi

El risotto es uno de los platos típicos de Italia, ya que en la zona norte se cultiva mayoritariamente este cereal. De hecho, la canción titulada “Bella ciao”, famosa hoy en su versión referente a i partigiani (la resistencia a la invasión alemana) era en un principio un cántico que entonaban le mondine (mujeres que trabajaban en los campos de arroz). Para quien no conozca esta bella canción, aquí os dejo un enlace en el que se cantan las dos versiones, primero la antigua y después la moderna entonada por un coro (os recomiendo que lo escuchéis):

En fin, el risotto es una forma de cocinar el arroz distinta a las que solemos usar en España, sobre todo porque el resultado es enormemente cremoso. Se puede hacer con casi todo tipo de ingredientes: carnes, pescado, marisco y, por supuesto, setas, que es como lo hicimos esta vez.

El encargado de mostrarnos cómo se hacía fue nuestro profesor de Italiano, Mario, a quien no veréis en las fotos porque no le gusta salir. Nos aceptó en su casa (pequeña, pero francamente bonita) y nos enseñó a cocinar el risotto de forma tradicional, es decir con paciencia y lentitud, porque el secreto de un buen risotto es éste.

Primero se debe hacer un caldo (de carne, pescado o verduras, según sean los ingredientes), después se elabora un sofrito a base de cebolla, zanahoria y apio muy picado y se le añade el ingrediente elegido, en este caso, champiñón y setas. Cuando está rehogado todo, se añade el azrroz y se dora, se le pone un poco de vino y aquí está el secreto, se remueve constantemente mientras se va añadiendo el caldo poco a poco, sólo según lo va necesitando, y lentamente se cocina a fuego suave.

Justo antes de servir se debe añadir un poco de queso parmesano o mantequilla, según le vaya mejor, y el resultado es éste:

Os puedo asegurar que es algo exquisito, pero ahora que sé hacerlo, espero comerlo más a menudo.

Read Full Post »

Grande fine settimana

Este fin de semana ha sido agotador. Está claro que el acontecimiento más señalado ha sido la victoria de la selección ayer por la noche que, como el resto de días, vi con mis nuevas amigas, a las que se sumaron algunos aficionados más, en su mayoría italianos:

Pero el fin de semana comenzó con una divertida cena del Departamento de español en casa de Federica, una doctoranda que se ha portado como una gran anfitriona.

Para la ocasión, nosotras cocinamos una tortilla de patatas y una quiche, que debían estar muy buenas porque desaparecieron rápidamente (la tortilla ni la probamos):

La fiesta terminó tarde  para unos cuantos entre los que me cuento y eso me causó falta de sueño,

lo malo es que al día siguiente madrugamos para ir a la playa. A las 9 y media de la mañana estábamos en la estación camino de Livorno, ciudad costera cuyas playas libres nos recomendaron, ya que aquí la mayoría de las playas son de pago.

Llegamos casi a mediodía por problemas logísticos (confudimos el trayecto) y disfruamos de un espléndido día, aunque yo me quemé un poco. La playa no era muy bonita, pero el agua era estupendo:

En fin, acabé muy cansada y rematamos con la final del Mundial, pero estoy contenta, no se puede pedir más.

Read Full Post »

Este es mi tercer fin de semana en Pisa y comenzaba como uno más: estudio, estudio, estudio… En este caso, del italiano, ya que el lunes comienzo el curso y me han dicho que me colocaban en un nivel bastante superior al mío (al parecer porque, siendo española, entienden que me voy a poner al día antes que los demás). Así que  me he comprado una gramática y estoy adelantando el estudio de aspectos que creo que darán por sabidos:

Pero, aparte de esto, ayer jugaba la selección española los cuartos de final del mundial (¿alguien en España no se ha enterado?) y decidí ir a ver el partido a un bar con un par de compañeras españolas (Livia y Marian) que han venido recientemente a Pisa para hacer una estancia breve, como yo.

Quedamos en el centro de la ciudad y nos pusimos a buscar algún sitio donde lo dieran (ya que era un partido de pago, en la RAI habían puesto el Argentina-Alemania) y parecía misión imposible. Vimos a un chico con la bandera española y decidimos seguirle, pero giró en algún sitio y lo perdimos. Justo entonces vimos un bar cubano que sí retransmitía el partido y ahí nos quedamos. El sitio resultó agradable, aunque hacía algo de calor, y a los pocos minutos de llegar aparecieron dos chicas, una de las cuales hablaba español y les invitamos a nuestra mesa. Resultó que eran sicilianas, pero una de ellas, además, mitad andaluza.

Todas juntas comenzamos a animar a La Roja y pronto se nos unió un pequeño de no más de un año que cenaba con sus padres en la mesa de al lado, fue bastante divertido. Lo pasamos un poco mal con los penaltys (gracias San Iker) y el árbitro, pero Villa volvió a marcar y estallamos de alegría, para entonces, el resto del local, en su mayoría partidarios de Paraguay, ya se había hecho a nuestros gritos y hasta rieron con nuestro alboroto.

En fin, lo pasé muy bien, la próxima cita es el miércoles y seguramente volvamos a ver a nuestras dos nuevas amigas: Noelia y Giulia.

Read Full Post »